turan
Comunicación, Desarrollo personal

¿Y tu qué tal escuchas?

Si quiere aprender a comunicar empiece por escuchar

Si señoras y señores parece una obviedad, pero les lanzo una pregunta, ¿Cuándo fue la última vez que escuchasteis sinceramente a la persona que teníais delante?Y cuando digo sinceramente no me refiero al hecho de escuchar de manera íntegra el rollo que os soltaron, ni a darle aquellos consejos grandilocuentes que os dejaron con esa sensación de: “si aplicara esto para mi seria la leche”.

Eso poco tiene que ver con escuchar activamente, más bien nace de la propia necesidad de sentirnos importante dando soluciones o consejos por doquier a las personas de nuestro entorno, dando lecciones de moralidad y regocijándonos en nuestros grandes argumentos, muchos de los cuales como ya sabéis nunca aplicamos. Tampoco me refiero a escuchar a las personas poniendo cara de interesantes mientras que pulsamos nuestro botón de mute mental, porque la verdad no nos interesa lo que nos están contando. Tampoco hablamos de la necesidad permanente de querer contestar a la primera frase que nos sueltan ¿Os habéis observado como vuestra mente inquieta cual niño que quiere coger sus regalos de navidad está deseando exponer sus argumentos sin ni siquiera haber dejado terminar de hablar a la persona?

Para comunicar primero deber escuchar

Bueno, no os sintáis mal por todo lo dicho en el texto anterior, porque básicamente esto es lo que hacemos la mayoría de las personas cuando pensamos que estamos escuchando a otros.

La escucha activa tiene mucho que ver con un proceso inicial de auto-escucha.

Honestamente ¿Cuánto creéis que os escucháis? Os propongo un reto: en las próximas conversaciones que tengáis observaros en la necesidad permanente de contestar y ahí viene lo difícil pero…

Para Comunicar escucha, no pienses en responder

Escucharos y sobre todo escuchar, no con la necesidad de dar una gran respuesta, ni con el juicio mental permanente de si lo que os están contando está bien o está mal. Simplemente escuchar desde una posición de observadores, dejar que la persona exponga todos sus argumentos y que no se deje nada en su interior, disfrutar del placer de no sentir la necesidad de ser el súper héroe que va a dar con la clave para solucionar el origen del mal, porque la verdad: no la tenéis y si por alguna causalidad del destino la tuvierais. Tampoco valdría de nada si la persona no tiene una intención sincera de cambiar, porque honestamente la mayor parte de las personas no quieren cambiar nada, solo quieren ser escuchados y sentirse comprendidos. Os aseguro que si escucháis activamente estaréis mucho más cerca de esto que dando infinidad de buenos consejos, los cuales en el mejor de los casos simplemente serán escuchados, porque amigos las personas que están delante vuestro tampoco os van a escuchar activamente…

Si hacéis esto algo habrá cambiado, quizás inicialmente no en vuestras relaciones, pero si en vuestro interior, habréis frenado ese impulso desmedido de importancia, os habréis escuchado y habréis escuchado y este es el principio de una mejora en vuestra comunicación.

Os invitamos a explorar esto y mucho más en nuestro zoo de los humanos, una oportunidad para divertiros, disfrutar, escuchar, bailar, improvisar y sobre todo CONVERTIROS EN UNAS BESTIAS DE LA COMUNICACIÓN.

El Camino de la comunicación empieza en uno mismo

Deja un comentario